Bitch!

Bitch!

The Amazing Spider-Mancin. 

The Amazing Spider-Mancin. 

Otro para el muro de “Nunca terminado, hecho al chingadaso…” #SpiderMan

Otro para el muro de “Nunca terminado, hecho al chingadaso…” #SpiderMan

Bocetos, bocetos arácnidos… 

Bocetos, bocetos arácnidos… 

El camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones.

nickspencerly:

stevelieber:

Superior Foes of Spider-Man action figures customized by Ed Hellman, (who also clearly has a fine home library.) Sketch-card at the end is by Steve Lieber.

woooooowww

JA JA 

JA JA 

La señorita fortuna siempre a mi lado

Podría ganar la lotería en cualquier momento, pero no quisiera abusar.

Mis conocidos podrán contar mil anécdotas sobre mí; que soy un irresponsable, flojo de lo peor. Que nunca he movido un dedo para conseguir lo que tengo. Que no tengo corazón. Posiblemente digan que todo ha sido siempre fácil para mí. Y eso es cierto, en mi vida pocas cosas se han tornado complicadas. En estos momentos, a mis 22 años, todo me ha resultado tan accesible y fácil que ni yo mismo creo merecerlo.

He crecido en una familia modesta, jamás he tenido lujos. Nunca he gozado de las vacaciones en Disneylandia ni mucho menos. Cuando me compro un Nintendo, sale un Play Station, cuando puedo comprarlo ya salió un Xbox… esa ha sido siempre mi realidad. A mi carencia de dinero, mi adoración por él es nula.

Fue en secundaria, cuando me di cuenta que hiciese lo que hiciese todo me saldría relativamente bien. Por más que mi perezoso y conflictivo ser se esfuerza en echar a perder las cosas, no puedo. Al final es inevitable, la fortuna esta de mi lado. Hice de todo para no acabar la prepa; reprobé, me fui a extra, no lo pase, y al final un profesor se apiado de mí y me puso un seis. Jamás estudie para un examen, nunca hice tareas, no entraba a clases. Era lo que podría llamarse un parasito. Vivía del amigo que si hacia su tarea, si estudiaba para el examen y aparte de todo, me consideraba como su mejor amigo. Cuando uno es considerado el mejor amigo de otro en la escuela, tienes pase directo absolutamente todas sus cosas. Todo fue pan comido. La Universidad es diferente, aquí te esfuerzas o no sales.

En el amor mi suerte es tan grande que no miento cuando digo que nunca, nadie, ha roto este corazón. Nunca he sido un novio modelo, lo he intentado, pero siempre doy mi brazo a tercer a la poligamia. Lo sé, no debería ser tan sincero pero no tengo complejo de fidelidad absoluta. Si, me han rechazado, es normal. No exagerare las cosas. He tenido malas rachas. Pero… nunca me han faltado brazos que me consuelen ni objetivos alcanzables. Puedo elegir entre azul y rojo, para al final quedarme con el verde.

Esta favorable vida llena de fortuna y comodidad, me ha causado un serio problema de ego. Soy un ser arrogante. Soy el monstruo y oveja negra de mis amistades. Mis huesos perezosos nunca han tenido que soportar un peso innecesario.  

En mis pensamientos, esos muy internos, me pregunto si la vida es tan fácil de vivir o soy un privilegiado que morirá rápido. ¿La vida me dará un fuerte golpe de maduración algún día?

Debería comprar un billete de lotería de una buena vez…

Lauren Mayberry - CHVRCHES

Lauren Mayberry - CHVRCHES

Rhett Butler: “Frankly, my dear, I don’t give a damn”

Rhett Butler: “Frankly, my dear, I don’t give a damn”

El Dr. Orlando Bloom, el erotismo de Brian De Palma y el mexicano Oliver Stone

Solo Diosito y su caprichosa personalidad saben porque no me advierte de ver películas las cuales no me darán satisfacción. Dos ejemplos: The Good Doctor protagonizada por el carismático pero poco fiable Orlando Bloom, y Passion, la última obra de Brian De Palma.

No esperaba nada de estas dos películas, porque nunca leí con anterioridad cosas buenas de ellas. Pero, mi morbo cinéfilo es persistente. Diré tajantemente que The Good Doctor, no es más que una reflexión poco profunda sobre la soledad. Orlando Bloom es un actor que en lo personal, me cae bien. Para desgracia mía, no hace buenas películas –quitando a LOTR–, esa es la realidad. Muy poco que rescatar sobre esta cinta dirigida por Lance Daly, en la cual, el mismo Bloom le entro como productor. 90 minutos que jamás volverán.

Leer más